Universos paralelos 3º

                    UNIVERSOS PARALELOS 3º

 

 

   Entremos en otras cuestiones sobre la mecánica cuántica, nuestro cerebro, solo está preparado para percibir con claridad tres dimensiones, más una cuarta dimensión que es el tiempo, pero somos capaces de percibir realidades de una dimensión, como sucede con la corriente eléctrica, cuyos electrones corren en una sola dimensión por el interior del cable.

   También somos capaces de ver realidades en dos dimensiones, como sucede con una gota de agua sobre un espejo, que no es capaz de separarse del plano del espejo; nuestras percepciones no nos permiten interpretar universos con más de tres dimensiones, aunque resulta sencillo engañarnos, engañar a nuestro incauto cerebro con inventos como el cine o la televisión, que nos muestran imágenes en dos dimensiones y nos hacer verlos en tres.

   Esto mismo sucede con los lienzos pintados por los experimentados y engañosos artistas, que son capaces de hacernos ver la imagen que nos muestran en dos dimensiones, no solo en tres dimensiones, si no que pueden hacernos sentir sensaciones que ni siquiera están pintadas; pero no es el pintor el que nos engaña, lo hace nuestro cerebro que es fácil de engañar, ya que solo ve lo que quiere ver.

   En realidad, nuestro cerebro no solo ve, no se conforma con ver, si no que interpreta los impulsos lumínicos que le llegan desde nuestros ojos y através de nuestro nervio óptico.

   Lo mismo sucede con los sonidos que interpretamos, los olores que nos deleitan o nos desagradan, los sabores que nos satisfacen o nos repelen, o las sensaciones que nos llegan desde las yemas de nuestros dedos, tan agradables en ocasiones y que pueden provocar en nosotros tantos sentimientos contrapuestos.

   Os aseguro que nada de eso es real, todo ello son interpretaciones de nuestro cerebro, que nos hace creer, que esas cosas que nos muestra, son la realidad que nos rodea, pero solo son ondas electromagnéticas que llegan a nuestro cerebro.

   También el tiempo es algo complejo y confuso; nosotros lo vemos como un devenir continuo, uniforme, pautado por el sol y sus simples movimientos que crea nuestros días y nuestras noches, pero tampoco es así, hasta eso es mucho más complejo e ilusorio, no es como nos lo muestra el gran embustero, nuestro cerebro.

   Una de las realidades de la dimensión temporal, es que se ve afectada por la velocidad y por el espacio recorrido; el tiempo no trascurre con la misma rapidez para el que viaja; para el que se desplaza de un lugar a otro del espacio, que para el que permanece en un lugar.

   Cuando viajamos a velocidades próximas a la de la luz, el tiempo casi se detiene, trascurre mucho más lentamente.

   Podemos especular con universos de diferentes dimensiones, no sería nada nuevo, ya lo hizo Einstein hace un siglo, dando lugar a conclusiones verdaderamente sorprendentes aunque muy lógicas.

   Comenzaba Einstein por imaginar universos con una sola dimensión, luego con dos y así sucesivamente y llegaba a la conclusión de que en ellos no podríamos existir, ni nosotros ni la vida como la conocemos; pero teóricamente.

   Podría existir un universo factible para nosotros, que estaría compuesto por tres dimensiones espaciales y dos temporales; es decir que el tiempo tendría dos dimensiones, dos direcciones, podríamos viajar en él; es posible que exista este universo, esto es factible.

   Se han detectado por primera vez evidencia de la existencia de otras dimensiones diferentes a las ya conocidas, esto lo han podido observar unos científicos estadounidenses, para lo que han utilizado los datos del telescopio AMANDA, que está enterrado en el polo sur y que ha podido detectar más de una docena de colisiones entre partículas como los neutrinos y otras partículas sub-atómicas; estas experiencias han corroborado la teoría de las SUPERCUERDAS.

   El telescopio Amanda, se encuentra bajo el polo sur, a más de 1.500 metros de profundidad; este telescopio, sumergido bajo los hielos del polo sur, no apunta al cielo del hemisferio sur, si no al del hemisferio norte, las radiaciones que llegan a él, tienen que atravesar todo el planeta; de esta forma, el telescopio aprovecha la masa del planeta para que filtre las radiaciones que le llegan del espacio, todo excepto los neutrinos, solo los neutrinos y otras pequeñas partículas sub-atómicas; el telescopio contiene 677 módulos ópticos del tamaño de un balón de futbol; el cilindro del telescopio tiene unas importantes dimensiones, son 500 metros de altura y 120 metros de diámetro.

   Posteriormente se han puesto en marcha proyectos mucho más potentes, más ambiciosos, como el ANTARES, un fantástico proyecto que se ha puesto en marcha en el sur de Francia, frente a Marsella, que pretende superar al proyecto anterior; esto es lo que sucede siempre en la ciencia, que como no existen verdades absolutas, hay que estar continuamente progresando, investigando, yendo hacia la mejora de los conocimientos.

   El proyecto Antares, coloca un telescopio en el fondo del mediterráneo, a 2.400 metros de profundidad y apuntando al fondo del mar, para recibir las partículas que consiguen atravesar la masa del planeta y llegar nítidas hasta él; permitiéndole observar sus choques y descubrir dimensiones desconocidas.

   En la ciencia, una verdad nunca es definitiva; una verdad solo es un paso hacia una verdad superior.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar